Los Pretores

Reposicion "In extremis"

 

En principio podemos empezar definiendo lo que se entiende por reposición. Así, la doctrina cordobesa sostiene que se trata de un incidente porque no tiene el efecto “devolutivo” propio de los recursos, toda vez que por su intermedio se pretende que el mismo tribunal que dictó la resolución impugnada, utilizando su poder decisorio, la elimine, modifique o revoque por contrario imperio[1].

En cuanto al instituto motivo de análisis, Peyrano sostiene que con este instituto de creación pretoriana se persigue la nulificación de una decisión judicial inficionada por un yerro judicial palmario. Se permite así a los jueces salvar por propia mano errores judiciales que no pueden subsanarse de modo alguno o que sólo son remediables muy tardía o dificultosamente[2].

A veces la revocatoria oficiosa puede sugerir el menoscabo de la regla de preclusión que impide la retracción del proceso a situaciones anteriores y por ende otorga estabilidad jurídica a las decisiones y tramos del proceso superados. De allí la limitación que establece el propio art. 129 del CPC, al admitir la revocatoria oficiosa siempre que se trate de resoluciones que aún no hayan sido notificadas. Sin embargo la doctrina reconoce también el ejercicio de esta potestad en relación a resoluciones ya notificadas cuando “se presenten circunstancias excepcionales como son, verbigracia, las consistentes en haberse dictado aquéllas con visible error de hecho o con violación de requisitos que afectan el derecho de defensa pero siempre que no haya mediado el consentimiento de las partes”. De tal manera que la eficacia de esta norma procesal se atempera cuando su aplicación a rajatabla conlleva aceptar situaciones contrarias a derecho[3].

En relación a la aplicación de este instituto en otras provincias, encontramos fallos en Santa Fe donde se aplicó sin inconvenientes, sosteniendo la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe que "Corresponde aplicar la doctrina de creación pretoriana que se ha dado en llamar ‘revocatoria in extremis‘ al caso, y, consecuentemente, revocar la resolución de la Corte que en su momento había desestimado por extemporánea la queja interpuesta, a pesar de que el recurrente no ha cumplimentado con la carga de cubrir con los recaudos de admisibilidad del recurso directo dado que fue el mismo quien acompañó la copia de la cédula de notificación que generara efectos de los que ahora se queja [cédula dirigida a un domicilio distinto al constituido]. Ello así, por cuanto, sin perjuicio del principio de pérdida de la jurisdicción con posterioridad al dictado de la sentencia [exteriorizado, en nuestro sistema en el art. 248 CPCC.], se justifica la admisión de un planteo recursivo -de efecto no devolutivo- por ante el mismo tribunal [cuya jurisdicción sobre el pleito habría concluido en el caso], cuando no cabe lugar a la más mínima duda que, de haber sido oportunamente advertida por el oficio la circunstancia que recién percibe con la interposición del recurso, habría resuelto en sentido contrario a aquel en que, efectivamente lo hizo"[4].

En otro caso, se resolvió de la siguiente manera: “la llamada reposición ‘in extremis’ -cuya procedencia es excepcional- funciona para subsanar errores materiales (vg. error en el cómputo de plazos procesales) cometidos por los tribunales, y de manera aún más restringida para remover "errores esenciales" que no son estrictamente materiales pero cuya entidad es tan grosera que resultan asimilables a éstos[5].

Concluyendo con el análisis del instituto en cuestión, estamos en presencia de una situación de aplicación excepcionalísima ya que el Juzgador estaría avanzando sobre situaciones que, siendo nuestro sistema procesal civil de corte esencialmente dispositivo, las partes cuentan con herramientas para modificar los actos que dicte el juez, como por ejemplo la Apelación, no estando facultado éste para revocar actos que ya fueron aceptados tácitamente por las partes por no haber expresado agravios en el momento que correspondía realizarlo. Diferente es la situación del art. 129 C. de P. C. y C, donde aún no fueron notificadas las partes, pero no corresponde en este momento el análisis de dicho artículo. En caso de yerros palmarios, y ya habiéndose notificado la resolución a las partes, que seria el caso en que se aplica, cabrían sanciones al Juez o Tribunal actuante.-

 

Alberto Rodolfo Falcón

MP 1-35286

Estudio Juridico FBC - Ituzaingó 436 2° E

tel: 4259466



[1] Zinny, Arbones, De la Rúa, Echenique, Opl, Maciel, Perrachione, Fernández, Ferrer, Rodríguez Juárez: Derecho Procesal Civil – Teoría General del Proceso, Ed. Atenea, 1997 – Pág. 294

[2] Jorge W. Peyrano: “Precisiones sobre la reposición in extremis” – Lexis Nexis - 3 de febrero de 2006

[3] Angelina Ferreira de De La Rúa-Cristina González de la Vega de Opl: Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Córdoba comentado y concordado con los Códigos de la Nación y Provinciales – Tomo II – 2º Edición actualizada –– Edición 2002 – Pág. 657

[4] Revista Zeus 92-R-759

[5] Cám. Civ y Com. Sala 4ª integrada - Rosario - 18/04/00 - B., G. c/ Aire y Sol Turismo s/ Cumplimiento contrato http://www.editorialjuris.com/diarios/noviembre2004/11_11_2004.htm

Comentarios

Dr. Falcon Si el juez advierte un error, por ejemplo en una filiación negar una medida cautelar sobre el cadaver sin fundamentarla, puede volver sobre sus pasos aunque la parte haya apelado?

Estimado Dr. Falcón, Muchas gracias por sus reflexiones. Lo saludo cordialmente.

Estimada Dra. Fiori, Agradezco su comentario al articulo e interes. En el CPCyC de la Provincia de Córdoba existe la norma del art. 129 y sus cc 142 y 359 que permite la revocacion o modificacion de oficio de resoluciones dictadas sin sustanciación mientras las partes no hayan sido notificadas. Hago hincapié en que esta medida queda sólo facultada al juez y no corresponde a las partes solicitarla. Las partes tendrán sus recursos en los plazos y formas establecidos por la ley y sólo puede el juez echar mano a un recurso de este tipo en situaciones donde haya una flagrante violación de derecho de defensa para alguna de las partes. Ante su situación planteada en relación al auto de apertura a prueba, creo que, ante la indefensión de una de las partes en el proceso y siempre que esa indefensión no sea de propia culpa, podría revocarse de contrario imperio dentro de un breve plazo determinado por la ley, que no supere más de los cinco días hábiles, ya que dentro de ese breve plazo no creo que no habría gravedad ya que no se glosa prueba en ese breve periodo, sólo alguna documental que luego podría reiterarse. Si transcurriera mayor tiempo creo que el juez ya no podria tomar una medida de este tipo porque el perjuicio sería mayor en cuanto a la prueba que se pueda haber producido y en algunas ocasiones hasta perder pruebas irreproducibles. En ese caso, entrarán a jugar las partes y sus recursos particulares para hacer notar los yerros del juez y que finalmente decida un organo superior.

Estimado Dr. Falcón, En la provincia de Misiones estamos trabajando sobre una reforma al CPCyC que incluya el instituto de la reposición in extremis. Como antecedentes legislativos encontramos los códigos procesales de Corrientes y Sgo. del Estero, y un proyecto de reforma del CPCyC del Chaco, muy parecido a la norma regulada en Corrientes aunque con el distingo de posibilitar la reolución del recurso al juez sin sustanciación cuando la misma no se considere necesaria. En ninguno de estos textos se prevé la posibilidad de utilizar de oficio el instituto ante la advertencia del propio juez que incurre en el yerro. Nos gustaría conocer su opinión respecto a estos dos puntos en particular, y, sobre la aplicación de oficio, cuáles cree que deben ser los límites y efectos concretos -por ejemplo, si advirtiendo que el auto de apertura a prueba fue dictado sin haberse trabado la litis con la totalidad de los demandados, y esto se advierte de oficio por el juzgado durante el período de pruebas ¿qué ocurre con las pruebas producidas? son nulas y por ende no deben considerarse al sentenciar? o por el principio de amplitud probatoria pueden ser tenidas en cuenta por el juez al dictar sentencia? deben volver a producirse en cualquier caso?- A la espera de sus comentarios, lo saludo cordialmente. Adriana B. Fiori Auxiliar en Juzgado Civil y Comercial Nº 8 de la provincia de Mnes.

puede atacarse una sentencia definitiva por intermedio de una revocatoria in extremis?

estimado Dr : he leido su articulo y es muy interesante . Le consulto si resulta viable interponerlo ante una medida cautelar revocada en segunda instancia , que fuera concedida en primera instancia , por un error en los hechos , en la interpretacion de un contrato laboral y con un serio perjucio para la parte . atte . Gracias

Estimado Fabian, disculpas por la demora pero no habia podido leer tu mensaje. No es mala idea lo del recurso porque ha excedido en sobre manera los plazos para dictar sentencia pero solo a los fines que se expida sobre el fondo de la cuestion. Asimismo, si quisieras hacer una denuncia por incumplimiento o por mal desempeño del cargo, tendrias que hacerlo ante el Consejo de la Magistratura en base a los antecedentes que se sucedieron en la causa. La Cámara podra dar fallar en base a los dichos de la Sentencia, pero no es el órgano competente a los fines de apercibir a un magistrado. Espero haber sido de ayuda, ATTE. Alberto Falcón

Estimado Alberto, agradezco tu respuesta, pues me has aclarado el panorama. Como te decía a mí se me rechazó la apelación, pero además de ello se ha dejado el expte desde abril del 2009 hasta febrero de 2010 sin dictar Sentencia por parte del juez. No sería ello retardo de justicia??? Digo esto pues mi interes, y no se si estoy orientado, era interponer una queja por recurso denegado - aunque ya se hubiere solucionado con la revocatoria el fondo del asunto -, pero con la intención de denunciar la irregularidad ante la Cámara y que se pida explicaciones al juez o en su caso un apercibimiento para éste. No es esta la primera que hace,- es un juez nuevo - muchacho joven, por cierto, y podría ser esta la oportunidad para ponerle un freno. No se cual será tu opinión al respecto. Me vence mañana martes 16 en 2 primeras. Atte., Fabian Fuertes

Estimado Fabian: Estuvo bien aplicado el remedio de la Apelación por su parte y correcta la decisión del juez de dar marcha atrás con algo que en un sistema netamente dispositivo como el nuestro es un error garrafal. El juez no podia mantener la caducidad de instancia bajo ningun punto de vista porque dicha decisión expresa un desconocimiento inexcusable del Derecho por parte del Juzgador. Más allá de no haber sido notificada la demandada, creo que en este caso juega un principio superior en el Procedimiento Civil que es el "Dspositivo" y si ninguna de las partes han instado el instituto de la "Caducidad de Instancia" el Juez no tiene por qué avanzar sobre las facultades de las partes. Creo que más allá de la apelación, el sólo hecho de que el juez haya notado el error, tendría que haber producido la revocación del fallo sin necesidad de intervención de las partes. Sería diferente si estuvieramos ante un procedimiento concursal donde la caducidad de instancia sí es de oficio y trimestral donde si el juez la dicta, no hay remedio al que pueda apelar alguna de las partes para revocar dicha resolución. Agradezco su interes en el artículo. ATTE. Alberto Falcón

Me ha sucedido exactamente esto: me decretó el Juez una caducidad de instancia de oficio, apelo y la revoca con este remedio, pues estaba en contradicción con el art. 313 inc. 3º y 483, vale decir rodaba la cabeza de secretario y juez. Ahora bien, habiendo sido mi parte notificada, pues apelé y no la demandada, estaría bien resuelto??? o no podría haberlo hecho?? Agradeceré comentarios. Atte., Fabian Fuertes

Añadir un Comentario: